Aplicando las técnicas: Para qué sirve el eye-tracking

Como mencioné en el post anterior “Pero…¿Cómo se hace un estudio de Neuromarketing? (II)” el eye-tracking se emplea como técnica para poder obtener información para estudios de Neuromarketing. Sin embargo, no se llegó a precisar que tipo de utilidad tiene esta información o a que ámbitos se puede aplicar.

Imáginese que entra en un supermercado y observa todos los productos, ¿En cúal se fija primero? ¿Que trayectoria sigue su mirada después? ¿Qué es lo que hace que se fije antes en ese producto: altura, color, diseño, tamaño…? Todo importa cuando hablamos de marketing.

El eye-tracking se utiliza para generalizar los patrones de comportamiento de la vista de las personas. Por supuesto, algunos escépticos dirán  que no todos nos fijamos en lo mismo, sin embargo practicamente todos los seres humanos nos fijamos de forma similar en las cosas, aunque estas produzcan un efecto diferente en cada una de las personas.

Me explico: si buscamos un producto de tomate ketchup para un perrito caliente en un stand y vemos una marca cuyo packaging es de color amarillo frente al rojo predominante del resto de los productos, inevitablemente nos llamará la atención. El efecto posterior puede ser negativo por haber establecido por razones culturales una relación entre el color amarillo y la mostaza, pero ya te has fijado en ese producto, en esa marca. Clic, información almacenada en el cerebro.

Pero esta información no es solo importante para las marcas. Según aparece publicado en Puromarketing.com, un mural con los productos distibuidos por colores, familias o modos de preparación (por poner ejemplos) es beneficioso para los supermercados e hipermercados ya que facilita la experiencia de compra al cliente debido a que podrá realizarla de forma más rápida y, por tanto, obtendrá una mejor experiencia de compra. Este hecho sucede porque esta colocación potencia la estimulación del cerebro reptiliano (aquella parte del cerebro más básica y antigua, que además es donde se generan los impulsos) el cual es muy sensible a los estímulos visuales. Por poner un ejemplo para entender su importancia, el nervio visual es 40 veces más rápido que el nervio auditivo.

Además, tal y como se comentó en el anterior post, esta técnica se emplea para crear lo que se denominan como mapas de calor, es decir, lugares donde de forma no consciente la vista se detiene durante más tiempo, a la vez que se toma nota de la dilatación de las pupilas y su enfoque mediante una cámara de alta velocidad.

Al parecer, después de aplicarse al área de los lácteos sus ventas en donde se aplicarón aumentaron un 5% y redujeron el tiempo de decisión de 72 a 30 segundos (!), todo un logro.

Quien sabe, a lo mejor dentro de pocos años las marcas tendrán que pagar, no ya por estar más arriba o más abajo, si no más cerca de uno de estos puntos.

Abran paso, el Neuromarketing ha llegado.

Fuente: Puromarketing

English version of this post here/versión en inglés aquí

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s