Aquí huele a Marketing: atacando a través del olfato

A pesar de ser uno los sentidos más potentes que  poseemos, el olfato ha sido desdeñado tradicionalmente en el marketing en favor de otros sentidos como la vista o el oído. Esto es debido a las características de la mayor parte de las plataformas de difusión de la información, las cuales favorecen la transmisión de estímulos a través de estos dos sentidos.

El olfato humano no es tal vez el sentido más desarrollado que poseemos (y menos si lo comparamos con muchas especies animales), pero sí es uno de los más potentes ya que posee unos lazos muy fuertes con la memoria y está conectado con nuestra parte más básica, el cerebro reptiliano, donde se generan nuestros impulsos más básicos. Varios estudios han revelado que el ser humano recuerda el 1% de lo que toca, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que prueba y ¡el 35% de lo que huele! Además el cerebro humano puede almacenar hasta 10.000 olores distintos, mientras que sólo es capaz de distinguir unos 200 colores.

Esto hace del olor un aliado potencial de las marcas, ya que refuerza la memorización y el posterior recuerdo de la experiencia de compra. Y es que el olfato es un sentido muy peculiar que establece fuertes y duraderas relaciones con determinados momentos y experiencias, despertando en nosotros recuerdos mucho más vívidos que los experimentados con el oído o la vista.

Sin embargo esto no es ajeno a todas las marcas ya que algunas ya vienen incluyendo técnicas que estimulan este sentido para atraer clientes. Sería el caso de cadenas de comida rápida como KFC o McDonald’s, cuyo característico olor no se produce en las freidoras sino que tiene su origen en unos ambientadores colocados en la rejillas de ventilación. De esta manera se consigue que todas las tiendas contengan el mismo olor y que la asociación se extienda a toda la marca, y no a una tienda en concreto.

Otro ejemplo del marketing de olores, esta vez menos sutil, es la estrategia llevada a cabo por  las tiendas de Abercrombie & Fitch las cuales son impregnadas de su característica colonia y que consiguen que esta se vea irremediablemente asociada a la marca y a las tiendas.

Para los más escépticos del marketing este tipo de estrategias no son funcionales, ya que no conllevan una acción directa sobre las ventas. Sin embargo, muchas veces generar notoriedad de marca es aún más importante; todo dependerá de los objetivos que se haya marcado la empresa ya que normalmente estas estrategias son adaptadas por empresas ya consolidadas.

A pesar de ello llama la atención lo fácilmente manipulables que podemos ser, ¡especialmente con los olores a comida!

Fuente: Blog de Christina Aguado

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s